jueves, 5 de diciembre de 2013

Capítulo 30♥

¡Hola, hola, mis queridos dientes de león!♥
¿Cómo os va en la semana? Acabo de terminar apenas los exámenes y vuelvo de inmediato con ustedes para publicar capítulo.
Sobre el capítulo, bueno, solo puedo decir que es MUY LARGO, bueno....exagero un poquitín. La verdad es que después de días sin escribir(por culpa de los dichosos estudios) algo se apoderó de mí y cuando levanté la vista ¡Pam! el capítulo era demasiado laaaargooo; tanto que decidí dividirlo. En si, éste y el siguiente conforman uno solo, pero así, para no aburrirlos demasiado, la otra parte,( si así se podría decir) vendrá en el siguiente.
Disfrutadlo, que me encantó escribirlo e imaginarme lo que leerán a continuación.♥
Por otra parte, ¡Ya llegamos al #30!♥
Dos cosas:
1-¡Estoy emocionadisima por haber ya llegado hasta aquí, con sus visitas y comentarios!♥
2- Al llegar aquí, empecé a cuestionarme hasta dónde llegaría la historia (por que todo tiene un fin, claro). Me he puesto a pensar y más o menos faltarán entre unos 10 capítulos mínimo para que acabe todo esto. Solo os aviso para irse preparando para el final :) (trataré lo más posible que sean 15 capítulos ;))
Por último......¡Léanlo!♥¡Disfrútenlo!♥¡Ámenlo!♥¡Coméntenlo!
Eso es todo, tributos, ojalá les guste el capítulo de hoy :D







                                  Capítulo 30: Lecciones.










Los días pasan volando mientras me encuentre en sus brazos.
Peeta, poco a poco, a aceptado a quedarse en las noches junto a mí. Y es maravilloso.
Han pasado algunas semanas desde la primera vez que accedió a quedarse por la noche, desde entonces las horas de sueño parecen irse volando.....Sigo teniendo pesadillas, aunque su abrazo hace que me olvide de ellas;en cuanto miro sus ojos entre la oscuridad, sé que estoy a salvo, que él me protege.
No podemos dejar atrás a su sonrisa o su voz, son los mejores somníferos que me puedan tranquilizar por las noches.
Una mañana desperté a las primeras horas del alba.
Peeta aún seguía dormido, pero verlo allí me hizo sonreír. Lo admiré durante unos minutos; estiré los dedos hacia su mejilla y ellos rozaron su suave piel. Mi mano, de repente, se retiró, temerosa. Fue allí cuando sus pestañas temblaron y abrió los ojos, lentamente.
-Hola- saludó, con voz cansada.
-Buen día- sonreí.
-¿Qué hora es?- preguntó, bostezando.
-Apenas irá amaneciendo, pero no sé la hora exacta....¿las 6, tal vez?
-No importa- se desperezó-. ¿Qué planes tienes para hoy?- murmuró.
-Supongo que nada- negué con la cabeza- ¿Y si nos quedamos todo el día en la cama, durmiendo?- suspiré exageradamente, acomodando mi cabeza en su brazo.
-¿Te gusta dormir mucho, eh?- rió-. Floja- sonrió.
-¿Qué?- exclamé, con un tono de indignación fingida. Tomé la almohada y lo golpeé con ella-. Vuelve a repetir eso.
-Si significa otro almohadazo, creo que mejor me lo guardaré- se encogió de hombros con una sonrisa, quitándome la almohada de la mano.
-Bueno, si no queréis quedarte en la cama....¿Qué quieres hacer?- susurré mientras me acostaba a su lado, ambos boca arriba mirando el techo.
-No lo sé- respondió-....., ¿Y si me enseñas a cazar o a tirar con arco? He oído que eres muy buena.....- sugirió, burlón.
-No me parece mala idea- opiné, encogiéndome de hombros.
-¿Qué?¡No! Sólo bromeaba- se sentó y me miró.
-Pues yo no- le espeté, con una sonrisa-. Andate a cambiar, que salimos en 20 minutos- le apremié. Me incorporé de un salto y me dirigí al baño. Después de 5 minutos salí y lo encontré todavía cubierto por las mantas blancas. Le miré y enarqué una ceja.
-No hablabas en serio....¿verdad?- preguntó.
-Claro que sí.
-Pero....si ha quedado claro que soy un mal cazador, hago mucho ruido.....
-Eso se puede arreglar- sonreí.
-No. Tú eres mala para la cocina, yo no. Yo soy malo para cazar, tú no. Tú eres la cazadora, yo el panadero, fin del asunto. Así son las cosas- dictó, tapándose la cara con la sabana.
-Entonces hagamos esto: Yo te enseño a cazar y tú me enseñas a hornear pasteles- sugiero, sentándome a su lado- A ver quién aprende más rápido....- tomé la tela entre mis manos y la quité, dejando al descubierto unos ojos azules que me miraban fijamente.
-¿Me estás retando, Katniss.....?- insinuó, arqueando una ceja.
-Lo hago- sonreí, petulante.
-Ya está, tendré que decir que sí, uno simplemente no se niega a las apuestas- asintió, sonriendo.
-Vale. Entonces cámbiate- salté de la cama y me dirigí al ropero- Vamos, que no tenemos todo el día....- dije, agarrando su ropa cuidadosamente doblada de la silla y aventándosela en el regazo.
-¿Por qué las prisas?- replicó.
-El bosque es más....maravilloso por la mañana- contesté; me concentré en hallar la chaqueta de cazador de mi padre y las botas de cuero entre el desastre que era mi guarda ropa. Por fin los encontré, cerré el closet y caminé hacia el baño- Espero que, cuando salga, ya estés listo ¡Eh!
Sentir el cuero de las botas en los pies y el peso de la chaqueta en mis hombros fue tranquilizante, algo que hacía que mis recuerdos más profundos se desbordaran. Me peiné el cabello y al final la trenza me cayó por el hombro derecho. Al estar completamente lista mi mirada se alzó hacia el espejo. Miré unos segundos mis ojos grises, del mismo color del cielo en esta mañana. Suspiré y salí a la habitación para encontrarme a Peeta.
-¿Listo?- le pregunté. Él estaba agachado, amarrando sus zapatos con un doble nudo.
-Ahora sí- se paró-. Pero aún sigo sin estar convencido-me sonrió.
-Vamos, lo.....harás bien- le animé.
-¿Noto duda en tu voz?- enarcó una ceja. Me reí y le tomé del brazo.
-Ven, hay que irnos- dije, sin contestarle a su pregunta.
Caminamos durante un rato por la Pradera, antes de internarnos entre la maleza. Constantemente iba echando un vistazo atrás, para ver si Peeta me seguía de cerca, ya que él iba tan embelesado con todo que ni siquiera se daba cuenta de que  lo miraba.
-Tienes que estar atento, los bosques son peligrosos, no siempre hay que dejarnos llevar por su tranquilidad- dije en voz alta- . Mira donde pisas, también.
Peeta asintió, un segundo después susurró:
-Las cosas hermosas siempre terminan siendo mortíferas- me miró a los ojos, no supe interpretar sus palabras así que sólo le correspondí la mirada, antes de volver mi vista a mi camino.
Llegamos al tronco hueco dónde guardo mis armas. Saqué el arco y un puñado de cuchillos, después le ordené a Peeta que se quedara sentado allí y caminé unos 15 metros más allá, donde doy con otro tronco hueco, otro escondite de mi padre. De allí saqué el segundo arco de caza.
Recordé que era el que solía utilizar Gale, aprendió a usarlo, pero dictaminó que él era mejor con el cuchillo y las trampas. Aunque de vez en cuando lo usaba.
 Regresé junto a Peeta.
Sacudí mi cabeza, para quitarme de encima el recuerdo de Gale mientras estiraba el brazo para entregárselo al chico del pan.
-No sé si podré manejar ésta cosa- susurró, tomando el arma con vacilación.
-Por el momento, dejaremos las clases de arco para el final. Ahora vamos a recolectar, y tal vez después montar algunas trampas. Empezaremos de lo sencillo a lo complicado- le sonreí.
Toda la mañana me la pasé explicándole los diferentes tipos de plantas, las comestibles, las medicinales y las peligrosas. Me impresionó que él ya reconociera muchas de ellas, por todas las horas que se las pasaba dibujando en el libro de plantas de mi familia, que trabajamos hace algún tiempo. La recolección fue sencilla, conseguimos muchas cosechas buenas para el medio día.
Luego vinieron las trampas. Aquí fue inevitable no acordarse de Gale, el maestro en ellas. En una ocasión le mostré a Peeta, paso por paso, hacer una trampa, pero al parecer no me quedó bien. Suspiré y me levanté. Se me escapó decir, entre dientes:
-Gale la hubiera hecho mejor- para retirar las palabras murmuré con rapidez:-¿Qué piensas que está mal en ella?-  pregunté a Peeta, haciéndome la interesante. Él frunció el ceño, analizando la trampa.
-Tal vez sea que la cuerda no está lo suficientemente tensa para que al ser interceptada por un animal atrape a éste- dice, no tan seguro.
-Bien- esbocé una sonrisa-. Has puesto atención.
Dejé que experimentara un poco haciendo una copia de la trampa. Tardó un poco para construirla, y yo le orientaba si veía que hacía algo mal. Cuando la terminó, me miró, esperando una aprobación.
-No está mal- asentí-. Déjala allí, mas al rato veremos si alguna de las dos atrapa algo- contesté.
Todo parecía sencillo.....hasta que llegamos a la parte de cazar.
Lo primero que tuve que corregir fue el ruido que causaba al caminar.
Le expliqué durante un rato cómo caminar, dando pasos precavidos y no presurosos o impulsivos; a mantenerte quieto, en silencio y en equilibrio con cualquier movimiento a tu alrededor. También a ir en contra del viento, para que éste no arrastre tu olor hasta la presa.
-Imítame- le indiqué. Estuvimos un rato caminando en círculos, pero no funcionaba.
-No arrastres los pies, levántalos un poco más y pisa con cuidado, como si el suelo fuera de cristal- le reprendí. Volvimos a intentarlo....sin bueno resultados. Cada vez que hacía algo mal me volvía y le echaba una mirada asesina.
Al cabo de un rato, él preguntó:
-¿Por qué no te das por vencida y ya?
Suspiré, pesarosa.
-No es típico de mí rendirme sin presentar batalla- sonreí, contestando a su pregunta.
-Lo tengo claro- dijo con énfasis-. ¿Sabes? Soy un mal cazador, venga y dejemos de desperdiciar nuestro tiempo- suspira.
-No lo eres....tan solo necesitas algún tiempo....
-Ésto no lo arregla el tiempo- se burla-. No te puedo seguir e imitar...
-Recuerda que yo llevo haciendo esto desde que era pequeña, ¿cómo sabes que no era mala cuando mi padre me trajo por primera vez a los bosques?
-No lo sé ¿Lo eras?- me preguntó.
-No.- respondí,(algo que por supuesto lo iba a animar, bien) pero al ver la cara que puso dije rápidamente:- Bueno, al principio. Pero aprendí demasiado rápido...., supongo que la necesidad me impulsó a hacerlo- me encogí de hombros-. Tienes razón, dejemos de perder el tiempo hablando y pasemos a las lecciones de arco- le sonrío.
-Qué emoción. Quiero ver si fracaso también en esto- simula estarse divirtiendo.
-No seas pesimista.....Tal vez en éste si te vaya bien- le animo.
-Sabes que "Tal vez" tiene la duda integrada ¿verdad?- dice entre dientes.
-Calla y toma un arco- le regaño, poniendo los ojos en blanco. Me obedece y camina al pequeño tronco, en donde las armas están recargadas.
Sujeto mi arco de madera con ambas manos, y mis dedos se deslizan velozmente por la suave superficie de madera.
-¿Listo?- me dirijo hacia él.
-Hagámoslo.
-Bien. Lo primero que debes hacer es pararte con los pies abiertos a la altura de tus hombros- me puse en esa posición-. Así ¿ves? Luego sujeta el arco con el brazo izquierdo y la cuerda con el derecho, pero no tenses ésta- volví a mostrarle ahora cómo debía pararse-. Ahora sí, tensa la cuerda, pero estira el brazo izquierdo todo lo que puedas, tiene que estar recto y tenso, mientras que el brazo derecho lo flexionas hacia atrás, y así formas como una tipo "T" con tu cuerpo- hago lo que le expliqué y a continuación lo miro- ¿Captaste?
-Sí- afirmó.
-Sólo ten cuidado al soltar la cuerda, por que rebota, lleva tu brazo hacia atrás después de  haberla soltado, con delicadeza ¿De acuerdo?
-Está bien- vuelve a asentir.
-Bueno, ahora hazlo. Te observo- me reí, levantando las cejas. Peeta se coloca como le indiqué, murmura los pasos entre dientes mientras los va logrando, hasta quedar con los brazos en posición de tiro, con el arco sostenido por ellos.
-Trata de darle a ese tronco a 2 metros de nosotros. Lo importante es concentrarte en tu objetivo, tomar aire y exhalar mientras sueltas la cuerda ¿Listo?- asiente; yo cuento hasta 3 antes de que deje libre a la flecha.
Decepcionadamente, ésta cae a un metro de donde está él, causándome que me ría sin poder evitarlo.
-Descuida, pasa muchas veces antes de aprender a dominarlo- aprieto mis labios en una sonrisa.
-Bien, búrlate de mí- se ríe.
-¡No lo hago!- aunque se me escapa una risita ahogada- Vuelve a hacerlo- le pido. Él suspira y intenta de nuevo todo el proceso. Pero cuando está a punto de disparar, lo detengo.
-¡Espera!Quédate en esa posición ¿está bien?- camino hacia Peeta, acortando los metros que nos separan. Llego cerca de él y mi mirada lo examina de pies a cabeza- Abre más los pies- le doy una palmadita en su pierna para que lo haga- Párate más erguido, ayuda al equilibrio- pongo una mano en su pecho y lo empujo un poco-. Los brazos. Éste mándalo hacia atrás con más fuerza y éste...-mis dedos recorren su brazo hasta llegar a su mano que se cierne sobre la madera-...estíralo y levántalo un poco- con un sutil movimiento elevo su muñeca. Por primera vez levanto los ojos y noto lo cercanos que nos encontramos, de  que me tiembla el labio inferior, de sus ojos azules escrutando el punto de contacto de mis dedos sobre su piel.
-¿Eso es todo?-dice en un susurro, casi como si se le acabara el aire.
-No...-mis manos van hacia su rostro y lo toman del mentón, sus ojos se vuelven rápidamente a mi  cara, pero niego con la cabeza-....ve hacia tu objetivo- levanto su barbilla- aléjate de la cuerda si no quieres que te pegue en la mejilla...- mis yemas acaban bajo su pómulo derecho, se quedan allí, desobedientes....- Ahora ya puedes tirar- me obligo a decir, al igual a que me obligo a despertar de un sueño y retirarme de su cuerpo. Se toma algo de tiempo, veo cómo respira....exhala y......suelta.
De nuevo, la flecha no se entierra en el tronco, pero esta vez sale disparada, volando y cortando el aire con un zumbido. Desaparece entre la maleza; Peeta se relaja y baja el arco.
-Lo siento, creo que no me concentré mucho en mi objetivo- sonríe, fugaz, como disculpa.
-No te preocupes. Iré por ella.
-Puedo ir yo- antes de detenerlo, empieza a caminar. Estoy tan atontada con su respuesta y con el significado que expresaban sus ojos al ver mis manos tocar su cara que no me doy cuenta del cambio en el fondo ni detrás de la maleza.
-¡Peeta!-grito- ¡Cuidado, allí hay....- es tarde y él a caminado, o mas bien, ha caído, y oigo el grito ahogado de sorpresa que lanza antes de rodar por el suelo-...un desnivel....- suspiro y salgo corriendo hacia él. Cruzo los arbustos engañosos y bajo con cuidado la pendiente. Me sitúo al lado de su cuerpo, que yace acostado en la hierba verde, y me acunclillo para decirle:
-Te dije que en el bosque hay que andarse con cuidado- no era necesario preguntarle si estaba bien, la pendiente no era muy inclinada para lastimarse severamente; su sonrisa me tomó desprevenida, sarcástica.
-Gracias por recordármelo- resopla-. Pero, oye, tengo la flecha- la agita en el aire, me río.
-Dámela- me estiro para tomarla; Peeta la quita con un movimiento veloz, provocando que lo único que atrape es el aire. Pero al parecer me estiré demasiado rápido y no me alcanza el tiempo para volver a la posición en la que estaba.
Caigo de rodillas, aunque es una distancia pequeña que no me causa ningún dolor. Lo que pasa es que mis manos se apoyan en el suelo antes de derrumbarme sobre Peeta, cosa que no funciona, porque mis dedos se resbalan por la tierra y mi pecho se junta con el suyo.
-¡Auch!Claro, ¡en lugar de ayudarme a levantarme todavía te caes sobre mí para aplastarme! ¿A qué juegas, Katniss?- se queja.
-Sólo te quería convertir en una tortilla humana- me carcajeo.
-No es tan gracioso cuando tú eres el de abajo-  me bufa. De repente, los dos nos echamos a reír a carcajadas sin más.
-Vale,  está anocheciendo, es mejor que volvamos a casa- digo, mientras me seco las lágrimas que la risa me sacó, con intención de pararme.
No me paro. Hay una cosa que me detiene.
Es, de nuevo, su mirada, que me hipnotiza, tan hechizante como los crepúsculos y sus explosiones de colores por doquier.....
De repente, la idea de incorporarme, de separarme de él se me hace tan lejana hasta un punto en el que dudo si de verdad me la he llegado a plantear.
Mis ojos no se quieren separar de los suyos, como si esperaran a su primer movimiento, como si esperaran algo....
La pregunta es....¿Qué es lo que realmente espero a que pase?....

La respuesta se forma en mi mente al llevar, con un rápido vistazo, la mirada a sus labios......











Bueno, hasta aquí la dejamos Jajajaja
Ya, ya sé lo que ustedes quieren que pase, al igual que Katniss Jajaja n__n
Me pareció divertido ver cómo Peeta trata de hacer las actividades que hace Katniss ¡Pero esperen, que aún falta por ver también cómo le va a la chica en llamas con clases de pastelería!

Dato interesante: Las instrucciones que le da  Katniss a Peeta cuando le enseña a tirar con el arco son algunas de las que aprendí cuando yo tomé clases de tiro con arco(para aclaraciones, fue antes de leer THG). Que por cierto, en esa parte me enredé más al hacerla muy explicada(como me la explicaron a mí) pero opté por resumirla a lo más importante. :D

Entonces.....¿Qué les pareció?¿Os aburrió?¿Les gustó, encantó, o lo amaron?¿Queréis más?¿Más corto para la próxima vez? Dejadme todo lo que pensáis en los comentarios!
Comentar GO GO GO GO

Os informo que ya tengo escrito el otro capítulo, porque... (la explicación está arriba :D), pero, como soy mala, tendrán el siguiente el próximo viernes(de la otra semana).....o el miércoles, tal vez. No sé, simplemente denle una checada al blog en esos días ;)

Me despido, tributos ¡Que tengan un buen día!¡Nos vemos en el siguiente capítulo!

       
                                                Con Cariño♥
                                                       Vuestra Escritora♥
                                                                               Meena♥




                                               CHAO 
                                                                        n___n


15 comentarios:

  1. meena apenas termine los libros y me quede con ganas de mas y de repente me encuentro con tu historia la verdad esta increible. escribes increible de verdad te felicito y gracias por seguir con la historia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Gracias!
      Sí, a mí también me pasó eso de que terminé los libros, luego me metí a internet con una ansia de saber más y ¡PAM! me salieron miles de fan-fics! Es una suerte que te hayas topado con el mío :3
      Gracias, gracias! No hay nada que felicitar, la descripción del blog lo dice todo :D
      Saludos

      Eliminar
  2. meena me encanta tu historia espero que falte aun mucho mas! y me facina como describes todo lo que pasa. soy tu admiradora! espero que en tu historia abarque algo de cuando ella esta embarazada y esta asustado por ello, muchas felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ammm, bueno, aun faltarán unos 15 capítulos más...así que se puede decir que esto todavía no acaba :D
      ¿Admiradora?¿Pretendes que sonría como tonta por tu halago? Gracias!
      Mmm...el final... lo pensaré sobre que abarque hasta cuando ella y Peeta forman una familia :)
      Gracias por comentar
      y Saludos!

      Eliminar
    2. Meena, me parece excelente la forma que escribes. Sinceramente el contexto y la forma es muy similar a la autora, creo que estaría orgullosa de tí. Me gusta como le das los giros a la historia que hace que sea mas interesante y sobretodo el incondicional amor entre Peeta y Katniss. Lo que mas me gusta es que preservas la personalidad dura y sensible de katniss asi como el libro. Leí otros blogs pero el tuyo es el que me gusta de lejos. Muchos saludos. Un beso :-)

      Naomi M.

      Eliminar
  3. heromoso todo te felicito sigue asi

    ResponderEliminar
  4. MEEEEENAAA!!
    ¡¡Por fin!! ¡¡Por fin!!
    Hacia tiempo que no me podía pasar por aqui por la falta de tiempo! Pero aquí estoy para decir lo maravillosos que son tus capiiiiiis!!
    Me encantan! Me los e leido todos de tiron y me he quedado con las ganas de más!
    Me gusta mucho la forma en que describes la relación de Peeta y Katniss <33333
    ¿¿Y pasaraaa algo más?? uy uy uy jajaja. ÓJALA *_*
    Sencillamente preciosoooo
    UN besote!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inés! Inés!
      Pff! Te entiendo! Yo aveces no tengo tiempo para nada! Con muchas dificultades subo capítulo!
      Aishh! INÉS TU COMENTARIO ES TAN AKJSDJSDHAJS GRACIAS!
      Jajaja Cuando trato de describir la relación de Katniss y Peeta trato de hacerlo lo más apegado sus personalidades que están establecidas en el libro, pero aveces le agrego un toque personal de mi personalidad a cada uno, tal vez sea eso :3
      "Ojalá" Jajaja si, ojalá....ahí veremos....
      Muchisisísimas Gracias Inés!
      Y miles de besos para ti <3

      Eliminar
  5. Hola Meena!!! Soy la chica anonima, jaja ok no. Primero note que es algo raro que me conoscas como "Chica anonima" asi que puedes llamarme Alex (en realidad me llamo Alexandra pero todos me dicen asi). En fin, ame el Capitulo de verdad me encanto. Desde que empece a leer tu historia no podia esperar por llegar a la parte donde compartieran momentos juntos y eso tipo de cosas. Asi que estuvo PRECIOSO, sigue escribiendo tienes un gran talento. Bien creo que es todo. No puedo esperar por el Capitulo que sigue. Katniss cocinando, eso es algo que no me quiero perder. Besos ;) .lll.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh!¿Asi que tu eres la chica anónima? Bien, te llamaré Alex, aunque te pido que para que yo sepa que eres tú, deja tu firma al final del comentario ¿Okay? :D
      Creo que estarás contenta con esto que te diré: Sí, de ahora en adelante Peeta y Katniss compartirán más momentos y se acercarán el uno al otro :3 ¿Que no dejé claro que mi etapa de maldad había acabado? Jajajaja Ok.
      Oh, me has sacado una sonrisa :)
      Gracias, Alex :3
      Besos .lll.

      Eliminar
  6. Oliii soy Vanilla pero llamenme Van. Soy de Barcelona(si, soc catalana, pero no independentista d'acord?:si, soy catalana pero no independentista vale?(jajaj os e dado una clase de catalan xdd))y hemmm bueno me encanta tu historia asi q sige!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja mmmm Okay? Jajaja
      Van :3
      Muchas Gracias!
      Besos

      Eliminar
  7. Holaaa!! Estoy de acuerdo con lo que pongas la parte del embarazo y tal(puedes imaginar la parte en la que katniss le dice a peeta de un bebe o algo asi!!! Seria alucinante!!
    Por lo demas muy buen capitulo:3
    Y sigue escribiendo! Por mi parte no acabes nuncaaa jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Lo estoy pensando, ya que no quiero alargar más para no aburrirlos a ustedes, pero lo tomaré en consideración y veo si en el capítulo final lo pongo ¿de acuerdo?
      Gracias! Jajajaja si, a mí también me gustaría nunca acabar :)
      Besos

      Eliminar